viernes, 23 de noviembre de 2007

Uribe mata en un plumazo el proceso del canje de prisioneros y despide a Chávez y Córdoba

“Presidente Chávez, ¡No nos deje solos”! piden familiares de los prisioneros

Por Dick Emanuelsson *

CENTROAMÉRICA / 2007-11-22 / Una llamada telefónica de 30 segundos fue el pretexto para que el presidente Álvaro Uribe Vélez declarara rota la mediación del presidente Chávez para encontrar una salida al tema de un intercambio de prisioneros de guerra entre el estado colombiano y la guerrilla de las FARC-EP.

En una entrevista de Telesur con la senadora Piedad Córdoba, que viajaba junto con Chávez en un vuelo, aclaró, que “el contacto telefónico con el comandante del Ejército colombiano, general Mario Montoya, fue muy breve y casual y no excedió de los 30 segundos, declaró. De acuerdo con su versión, mientras ella conversaba con Montoya se acercó Chávez, a quien le pasó el auricular para que lo saludara”.

En un acto esta noche en Caracas, el presidente venezolano agregó, que saludó al general Montoya y preguntó por la familia del militar colombiano. Sin embargo mencionó que ni el gobierno colombiano ni el presidente Uribe le llamó a Chávez para preguntar sobre los detalles de la llamada que había hecho la senadora Piedad Córdoba al jefe del ejército colombiano. Para justificar la decisión del gobierno Uribe, éste argumentó, que todos los contactos con la cúpula militar colombiana tendrían que tomarse a través el gobierno de Uribe.

VEREMOS LAS VERDADERAS razones por la ruptura “irreversible” de Uribe sobre el tema de un intercambio de prisioneros que durante tres meses había avanzado mucho, obteniendo resultados nunca antes vistos en este proceso, hasta de haber logrado un acuerdo de un encuentro entre los dos presidentes y el jefe legendario de la guerrilla de las FARC-EP, Manuel Marulanda, más promesas de prontas pruebas de supervivencias de todos los prisioneros y civiles retenidos en el poder de las FARC.

Aclaramos también un hecho fundamental para mejor entender el tema del canje y es el carácter de los supuestos “secuestrados” en poder de las FARC-EP, término que no es real. ¿Por qué? Por que los uniformados en poder de la guerrilla son TODOS oficiales, TODOS capturados en combate entre dos ejércitos; un regular y el otro irregular.

Las FARC liberaron unilateralmente todos los soldados y policías rasos, aproximadamente unos 350 personas en junio 2001 como “un gesto unilateral para promover el entonces estancado proceso de paz” entre el presidente Andrés Pastrana y la guerrilla. La respuesta a ese gesto generoso fue la ruptura el 20 de febrero del 2002 del proceso de paz y la guerra total que aumentó en fuerza cuando asumió Uribe la presidencia en agosto del 2002.

Los civiles, como por ejemplo varios gobernadores y diputados son considerados por la guerrilla como parte de un estado terrorista que ha hecho guerra contra el pueblo durante casi medio siglo y que estos políticos tienen responsabilidades por esa política. Según los términos del derecho humanitario internacional los civiles son considerados como “rehenes” en un conflicto de carácter político. Casi nunca se hace esa distinción en la prensa y menos de la boca del mandatario colombiano.

URIBE MATÓ EL PROCESO antes de que este fuera imparable por su propia dinámica. Le dio miedo que la realidad colombiana y el porqué un conflicto social y armado en Colombia saliera al flote a la opinión internacional en el transcurso del proceso de la mediación. Uribe creía que podía ocultar el tema de las raíces del conflicto en Colombia, pero se dio cuenta en la noche el miércoles que eso no era posible. Echó todo el trabajo acumulado por Chavez&Cordoba sobre el intercambio de prisioneros de guerra entre el estado colombiano y la guerrilla de las FARC-EP a la borda en un dos tres. Ese plumazo dictatorial causa incomprensión, indignación y rabia en amplios sectores del mundo.

Pero miramos porqué Uribe designó su enemiga política y su enemigo ideológico, aunque Chávez dice que “Uribe es mi amigo”:

En una crónica el 18 de agosto año en curso, el mismo día cuando Uribe sorprendentemente designó a Piedad Córdoba de facilitador para un intercambio humanitario entre el estado y las FARC-EP, hice algunas advertencias en una crónica acerca la maniobra en la tabla del ajedrez político de Uribe:

  1. La presión contra Uribe se alivia en momentos cuando quería indultar a los matones del paramilitarismo y convertir esos psicópatas a “delincuentes políticos”, decisión rechazada hasta el congreso estadounidense.

  2. El mal cálculo de Uribe sobre el tema del intercambio humanitario fue ilustrado en la Plaza Bolívar cuando entró el profesor Moncayo, padre de un oficial del ejercito que fue capturado en combate el 21 de diciembre del 1997 cuando las FARC-EP tomó y destruyó la base militar en el cerro Patascoy en el departamento del Nariño. La masa en la Plaza Bolívar le mandó a Uribe a “la Punta del Cerro” gritándole a la cara “Parraco, asesino, fascista”, etcétera. Y como no entra en la cabeza de Uribe que las calles son del pueblo y el pueblo, en su mayoría ni vota y menos vota por él, comenzó a regañar al profesor Moncayo en una forma más descarada.

  3. A Uribe no quiere para nada tocar el asunto del canje de presos políticos y prisioneros de guerra respectivamente y cuando llegó la senadora Piedad Córdoba hasta el palacio presidencial para exigirle el intercambio, el pícaro de Uribe designó su enemiga política en el congreso, como facilitadora especial para el acuerdo humanitario.

  4. Y como la senadora ya había estado en Caracas, hablando con Chávez, este aceptó durante una visita la semana pasada de aportar para el tema. Uribe mandó el tema a Caracas.

Pero Chávez comenzó mal, por que no solamente se limitó de proponer de hablar con todos los “actores” sino también debatir el Plan Colombia y la guerra en general que ha traído ese plan para toda la región, por que, como decía Chávez, es que la Casa Blanca “quiere esa guerra”, en Colombia. Y semejante declaraciones causaron pavor en la Casa de Nariño.

CÓRDOBA CONOCE MUY BIEN el carácter de tipo falso que es Uribe y los “Falsos Positivos” (falsos atentados, tanto militar como trampa políticas del gobierno de Uribe) que frecuentemente la cúpula del régimen uribista monta. Por eso advertía constantemente a la opinión pública que “el proceso tiene fuertes y poderos enemigos” en Colombia y en el exterior.

Además a eso se sabe que Uribe también esta obsesionado por una solución militar con las FARC-EP y no acepta bajo ninguna condición otra solución que una capitulación total. Pero como la guerra no va en esa dirección y que hasta ahora Uribe y sus 400.000 hombres, apoyados como nunca antes por los 2.000 asesores norteamericanos de la Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) y con un impresionante maquinaria de inteligencia desde la tierra hasta los satélites del espacio, no han logrado de capturar ningún comandante guerrillero, más bien han logrado, a través de masivos bombardeos, de destruir algunos campamentos guerrilleros.

DURANTE CINCO AÑOS LO ÚNICO QUE URIBE HA REPETIDO ha sido la exigencia que la guerrilla tiene que entregar sus 50 prisioneros de guerra, y ahí hablamos solamente de oficiales del ejercito y oficiales de la policía capturados TODOS en combate, más los políticos civiles retenidos y en calidad de rehenes para el intercambio. Eso es lo en Colombia lo llaman “los inamovibles” de Uribe.

El “inamovible” de las FARC era lo siguiente:

1) que las negociaciones del intercambio no se hiciera afuera el territorio colombiano.

2) que las negociaciones del intercambio se hiciera frente a frente con el representante del gobierno, no por ningún facilitador, sea de la iglesia o sea del mismo Chávez.

Pero el cambio de “los inamovibles” de las FARC, de comenzar los primeros contactos en Caracas y con Chavez&Cordoba como facilitador y mediador respectivamente y con la visión de poder iniciar negociaciones de paz en el futuro, se vio como un gran avance y un descongelamiento de un tema que no se ha movido prácticamente nada en cinco años por la posición intransigente de Uribe.

La noticia de la llegada de Iván Márquez a Caracas, que llegó por su propia cuenta, fue criticada y recibida ácidamente por los cercanos de Uribe y hasta el mismo ministro de defensa, Juan Manuel Santos, que advertía que el comandante guerrillero seguía siendo un blanco militar para el gobierno colombiano, insólito inicio del proceso del intercambio, declaración incluso dada desde el territorio norteamericano y que nunca fue criticada por Uribe.

Pero era notorio la irritación y los cruces en los cálculos uribistas, por que con la llegada de un representante del Secretariado de las FARC-EP el proceso tomó más viento y aceleró a una velocidad que no pudo ser controlado por Uribe y los sectores guerreristas de Colombia.

Es más, hasta el Departamento de Justicia de Estados Unidos indicó y se hizo entender que est4aba interesado sobre el desenlace en el tema del canje. Por eso suspendió pocos días antes de la ruptura de Uribe la sentencia al guerrillero Simón Trinidad, una sentencia que se esperaba para el martes pasado (20 de noviembre) “por tiempo indefinido”. Trinidad fue detenido en Quito, Ecuador, el 2 de enero del 2004, y extraditado el 31 de diciembre el mismo año a Estados Unidos por una decisión de Uribe que intentó de chantajear a la guerra en uno de sus típicos montajes. Trinidad fue encarcelado y juzgado en Estados Unidos por el derribamiento de tres agentes de la CIA en territorio bajo control guerrillero el 13 de febrero del 2003 en donde fueron capturados como prisioneros de guerra pero absuelto en cuatro de las cinco demandas contra el guerrillero. Las FARC-EP ha declarado que en el canje de prisioneros tendrán que estar también Simón y Sonia, la otra guerrillera extraditada a Estados Unidos por Uribe que hasta ahora no ha extraditado a EE.UU. ninguno de los jefes narcoparamilitares, los verdaderos capos de la droga en el mundo de hoy.

SABEMOS QUE LA POLÍTICA en el plano internacional desde el primer momento de Uribe ha sido el aislamiento de la insurgencia, y lo ha logrado en tal sentido que en este momento no hay ningún integrante de la Comisión Internacional de esa guerrilla visible en el exterior. Y eso ha sido una política consciente de Uribe para así impedir cualquier contacto de esa comisión con la Comunidad Internacional. Antes había representantes en México, Costa Rica, en Caracas y en el continente europeo que frecuentemente intercambiaban opiniones con las diferentes cancillerías. Ahora todas esas puertas o puentes por cualquier emergencia están cerradas, y Uribe estaba muy contento hasta que se abrió el proceso en Caracas y la aparición de los comandantes guerrilleros dando declaraciones.

El presidente venezolano sabía perfectamente bien la estratégica de Uribe en ese sentido; impedir cualquier posibilidad de charlar directamente con los representantes guerrilleros, que se pudo hacer, por ejemplo, en Caracas hasta la ruptura del proceso de paz el 20 de febrero 2002.

Pues, entonces, ¿Qué hacer? ¿Qué puede soltar el nudo y abrir puertas y posiciones cerradas y bloqueadas? ¿Cómo organizar un encuentro entre Chávez y Marulanda si no hay ni siquiera un representante en el suelo venezolano de la guerrilla?

¿Oficina de contactos de las FARC-EP en Caracas?

Creo que Chávez, para poder seguir hablando con la guerrilla, podría dejar el espacio abierto en su territorio para que las FARC-EP abran una Oficina de Información (o llamase cualquier cosa) en Caracas para facilitar, en primer lugar, los contactos y poder sentarse allá para seguir el proceso, sin o con el aval de Uribe. Por que eso es que exige prácticamente todo el pueblo colombiano, más el presidente francés, La Unión Europea y para no hablar de la opinión latinoamericana.

Uribe se ha desnudado y ahora las palabras de Juan Carlos Lecompte, el esposo de Ingrid Betancourt, que en una entrevista que le hice el 2003 decía, que “si Uribe es reelegido en 2006, Ingrid va a podrir siete años más en la selva”.

Por eso son tan importantes las palabras de Marlene Orejuela, vocera de los familiares de los prisioneros de guerra y de los rehenes civiles en poder de las FARC-EP, cuando comentó esta noche en Telesur el plumazo de Uribe de romper el proceso del canje;

“Presidente Chávez, ¡No nos deje solos”!

* Reportero en América Latina

jueves, 22 de noviembre de 2007

Las centrales obreras colombianas desnudan en un documento la campaña mentirosa de Uribe por el TLC con EE.UU.

  • Pero les va a costar sindicalistas asesinados por el Terrorismo de Estado

CENTROAMÉRICA / 071121 / Es un excelente documento, “Carta a los congresistas norteamericanos”, del conjunto del movimiento sindical colombiano que recoge la realidad colombiana para el movimiento sindical colombiano y que desnuda las mentiras y campañas de cortinas de humo de Uribe hacia el congreso norteamericano.

Subraya el documento, que los derechos de asociación y de negociación colectiva se resume en convenios colectivos para la suma impresionante de 60.000 trabajadores en un país donde la población económicamente activa llega a 20 millones de personas.

La estabilidad laboral es un gran chiste y hoy son menos de diez por ciento de los trabajadores que gozan de ese derecho humano-sindical. En su lugar reina la “flexibilidad laboral” donde terceristas, en la boca del presidente son llamadas “Cooperativas de Trabajo Asociado, CTA”, donde el trabajador no tiene ni siquiera seguro social.

La impunidad de la orgía de masacres a sindicalistas en el país sigue alrededor 99% y los hostigamientos por parte de los organismos de seguridad (ese organismo bajo su jefe Jorge Noguera/DAS que daba listas a los escuadrones de la muerte de sindicalistas que serian asesinados) han aumentado.

El tiro de gracia que da el documento de las centrales obreras acerca el argumento de Uribe que con él se acabó la el paramilitarismo y “parapolitica”, es contundente. Y desnuda a Uribe y toda la campaña internacional que ha hecho el vicepresidente Francisco Santos en el exterior, citando la realidad publicada en el mismo diario El Tiempo del vicepresidente. Los “parapoliticos” de Uribe, encarcelados o bajo la lupa de Corte Suprema de Justicia muestran que sus partidos “Uribistas” en Colombia en casi todos los casos aumentaron su influencia en las ultimas elecciones regionales y municipales. Es una muestra que los paramilitares siguen reinando en las regiones con las fuerzas militares.

Colombia es el paraíso para los inversionistas extranjeros y locales que posee de mucho capital, en donde las ganancias de las grandes corporaciones, sobre todo el sector especulativo financiero, baten récord y tienen sus mejores días. Uribe, lo primero que hizo cuando asumió la presidencia 2002, fue quitar las conquistas sociales de la clase trabajadora como horas extras, la jornada de trabajo (que ahora termina a las 22.00 horas), facilitando para los patronos de colocar sus trabajadores en la calle sin que un “estado burocrático se mete en asuntos del patrón”, como los trabajadores fueran unas propiedades de él.

Y ahí esta Uribe con sus "sindicalistas" amarillos, comprados y corruptos, dándole al terrateniente de Antioquia un aval "obrero" apoyando el proyecto vendepatria TLC.

Ojala que las centrales logran convencer a los congresistas norteamericanos.

Pero les va a costar por lo menos diez sindicalistas, diez sindicalistas asesinados por un Estado Terrorista.

Dick Emanuelsson

Carta a los congresistas norteamericanos

Por Carlos A. Rodríguez Díaz, Julio Roberto Gómez E., Apecides Alvis Fernández y Jesús Ernesto Mendoza (*)

Informaciones de la CUT editadas en Rebanadas:

Informaciones de la CGT editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - CUT-CGT-CTC-CPC, Bogotá, 19/11/07.-

Bogotá, 19 de noviembre de 2007

CONGRESO NACIONAL DE

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

Washington

Respetados senadores y Representantes:

En el marco de las discusiones que ha generado el proceso de ratificación por los respectivos Congresos del Tratado de Libre Comercio suscrito entre los gobiernos colombiano y estadounidense, la administración de Álvaro Uribe Vélez ha difundido entre los círculos gubernamentales de los Estados Unidos la idea de que el movimiento sindical colombiano está dividido y que un sector "mayoritario" apoya el TLC. En este documento les demostraremos que esa idea no corresponde a la realidad del movimiento sindical colombiano.

1. La Central Unitaria de Trabajadores, CUT, la Confederación General del Trabajo, CGT, la Confederación de Trabajadores de Colombia, CTC, y la Confederación de Pensionados de Colombia, CPC, representan a los sindicatos de todo el país, provenientes de los sectores públicos y privado y de todas las ramas de la economía nacional. Estas tres centrales sindicales y la CPC, representan la amplia mayoría de los trabajadores organizados en nuestro país y actúan en todo momento en forma unificada frente a cada uno de los problemas y los temas centrales de nuestra vida nacional.

Las Centrales tienen incluso espacios de coordinación y acción conjunta como el Comando Nacional Unitario y la Gran Coalición Democrática desde donde se trazan las orientaciones principales para la militancia sindical en todo el país.

2. La posición oficial de las Centrales Sindicales colombianas y la CPC frente al Tratado de Libre Comercio es de total oposición, como se ha difundido en innumerables documentos desde el mismo momento en que se iniciaron las negociaciones en mayo de 2004 en la ciudad de Cartagena.

Los argumentos que tenemos los trabajadores para rechazar este acuerdo comercial son muchos y sólidos; pero el principal de ellos, es que la enorme asimetría existente entre las economías de Colombia y Estados Unidos no permite un intercambio comercial equilibrado, previéndose que con la desaparición de los aranceles y la eliminación de requisitos para las inversiones nuestro mercado sea fácilmente inundado de productos y servicios norteamericanos.

Lo anterior, traerá como consecuencia el cierre de empresas nacionales, la liquidación definitiva de nuestra producción agropecuaria que no podrá competir con los productos agrícolas norteamericanos altamente subsidiados, el aumento de la tasa de desempleo, el incremento de la pobreza tanto en las ciudades como en el campo, y el peligro de que con el aumento de la pobreza los campesinos se dediquen a los cultivos ilícitos como única forma de subsistir.

3. El Gobierno Nacional y los empresarios siguen impulsando mecanismo de intermediación laboral como las Cooperativas de Trabajo Asociado, CTA y otras formas deslaboralizadas de contratación, incluso de naturaleza civil, que desconoce o restringe los derechos laborales y sindicales de los trabajadores, violando los convenios internacionales de la OIT y el Acuerdo Tripartito firmado con las centrales sindicales de Colombia.

4. En Colombia a los trabajadores se les violan sus derechos laborales y sindicales, por varias razones:

4.1 El Gobierno nacional y los empleadores vienen aplicando de manera sistemática una política antisindical expresada a través de la profundización de la flexibilización laboral, las privatizaciones de las empresas del Estado, el despido masivo de trabajadores sin justa causa y con el aval del Ministerio de la Protección Social; el desconocimiento a los derechos de asociación y de negociación colectiva. Durante el año 2006, solo se beneficiaron un poco más de 60 mil trabajadores, de la negociación colectiva, de una población económicamente activa de 20 millones.

El objetivo de esta política es continuar debilitando al movimiento sindical, violando la Constitución Nacional, los convenios internacionales de la OTI, ratificados por el país y el Acuerdo Tripartito firmado durante la Conferencia de la OIT, del año 2006.

4.2 Hay una clara persecución contra el movimiento sindical, que se manifiesta en los asesinatos de dirigentes y activistas. Este año han sido asesinados un total de 31 sindicalistas y en los últimos veinte años la cifra llega a 2.535 asesinados. Aunque el promedio de asesinatos por año ha tenido un leve descenso en relación con las épocas más duras de los años 90, han aumentado ostensiblemente las formas de intimidación como amenazas de muerte a los sindicalistas y a sus familiares, lo que hace que las circunstancias de inseguridad para ejercer la actividad sindical se mantengan en los altos límites de riesgo de los últimos quince años.

4.3 Pese a los acuerdos del gobierno con los grupos paramilitares en el marco de la llamada "Ley de justicia y paz", tales grupos continúan activos, en algunos casos bajo otras denominaciones como la de "Águilas negras", y en muchos casos los propios reinsertados han retornado a las actividades delincuenciales, bajo la dirección de sus mismos jefes que, pese a estar en la cárcel, siguen dando las órdenes para la ejecución de delitos.

Una muestra clara de la supervivencia de los grupos paramilitares y de su influencia en la actividad política de este país, lo que se conoce con el nombre de parapolítica, es el análisis que el diario "El Tiempo", el más influyente de Colombia, hace al día siguiente de realizadas las elecciones regionales en las que los colombianos elegimos a los mandatarios de los departamentos (gobernadores) y de los municipios (alcaldes) y los cuerpos colegiados de esos mismos niveles administrativos (asambleas departamentales, concejos municipales y juntas administradoras locales).

Dice "El Tiempo" en un artículo del día 29 de octubre titulado "Los partidos hicieron cuentas alegres": "(…) como contraste, los partidos afectados por el escándalo de la parapolítica aumentaron sus zonas de influencia. Solo Colombia Viva obtuvo un resultado negativo (…) Convergencia Ciudadana, por ejemplo, perdió en Santander, su cuna, pero ganó la gobernación del Amazonas, un importante corredor fronterizo, y casi gana la Alcaldía de Leticia. Pero el resultado más sorprendente de este partido es que pasó de 21 alcaldías que había ganado en 2003, a 72 en el 2007. De hecho, ellos habían pronosticado que ganarían sólo 55. En cuanto a las Asambleas, Convergencia Ciudadana, que es el partido del polémico Ex senador Luis Alberto Gil, pasó de 7 diputados a 25.

En el caso de Colombia democrática, de Mario Uribe y Álvaro García, pasó de 35 a 34 alcaldías y de 19 a 14 diputados, es decir que se mantuvo. Alas-Equipo Colombia, partido que ayudó a crear Álvaro Araujo con Luis Alfredo Ramos, pasó de de 83 alcaldías a 68 y de 21 diputados a 68, por lo que se podría decir que se mantuvo (…)

En cuanto al también polémico Apertura Liberal, aumentó su participación en el poder local de una manera sorpresiva e interesante: de 24 a 37 alcaldías y de 10 a 15 diputados". Es de anotar que los ex congresistas mencionados en este artículo de "El Tiempo" (Luis Alberto Gil, Álvaro García, Mario Uribe, Álvaro Araujo, están todos procesados por el tema de la parapolítica y algunos de ellos están encarcelados.

4.4 La impunidad en torno a los asesinatos de sindicalistas se ha mantenido en los mismos altos niveles de siempre, es decir, más allá del 99%, de los casos no han tenido sentencias condenatorias de sus autores. Sólo a partir de las exigencias de resultados en este aspecto que han sido formuladas por destacados congresistas norteamericanos al gobierno colombiano, como requisito para considerar la posibilidad de ratificar el TLC, la administración Uribe hizo leves movimientos y designó unos fiscales especiales.

4.5 El programa de protección a los dirigentes sindicales que el gobierno desarrolla desde hace varios años sigue teniendo problemas.

4.6 La oficina de la OIT, que fue restablecida en Colombia para que le hiciera seguimiento a las denuncias del movimiento sindical sobre violación permanente de los derechos laborales y sindicales de los trabajadores colombianos no cuenta con el apoyo necesario en materia económica, ni en designación del suficiente número de funcionarios que atiendan el enorme número de denuncias de los trabajadores.

5. La legislación colombiana es incompleta en lo relativo al cumplimiento de los convenios de la OIT, tal como lo reseñamos de nuevo en el último informe enviado a la reunión de la Comisión de Administración que se realizará el 15 y 16 de noviembre de 2007.

Pero, además, el gobierno colombiano ha continuado expidiendo normas que violan ostensiblemente principios establecidos en los Convenios Internacionales que el país ha suscrito, como sucede en el caso de una reciente resolución del Ministerio de Protección Social (que se encarga delo asuntos del desaparecido Ministerio de Trabajo), la No. 1651 de mayo 24 de 2007, que impone una serie de requisitos a las organizaciones sindicales, adicionales a los ya existentes, para lograr el llamado registro sindical, que constituyen una restricción a la libertad de asociación consagrada en el Convenio No. 87 de la OIT, ratificado por Colombia.

6. Dentro de su estrategia encaminada a lograr la ratificación del TLC, en los últimos meses el gobierno colombiano ha financiado el viaje de pequeñas delegaciones de ciudadanos colombianos a Washington para que hagan lobby ante los congresistas norteamericanos, presentándolos como si representaran el sentir del pueblo colombiano. Dentro de esas delegaciones se ha presentado a un grupo de sindicalistas y "asesores sindicales" que exponen posiciones favorables al TLC Colombia-EE.UU. Frente a este hecho debemos decir que esas delegaciones no representan al movimiento sindical colombiano, sino a un ínfima parte de este; las organizaciones allí representadas no constituyen ni siquiera el 0,1% de los sindicatos y los trabajadores que afilian no pasan de una docena y son sólo cerca de 15.000 afiliados.

Por tanto, pueden hablar por ellos mismos y no por el conjunto del sindicalismo colombiano, que, como lo hemos expresado en esta comunicación, ratificamos nuestra postura de rechazo al TLC y pedimos al Congreso norteamericano que no sea ratificado, por los puntos que hemos expuesto aquí en forma muy sucinta.

De los Honorables Congresistas y Senadores, con todo respeto.

(*) Presidente de la CUT, Secretario General de la CGT, Presidente de la CTC y Presidente CPC.

El presente material se publica en Rebanadas por gentileza de la Presidencia de la CUT, Colombia.