tisdag 27 januari 2015

Colombia: Vocera del Frente Amplio advierte que la ofensiva militar del Ejército pone en peligro el proceso de paz con las FARC que decretó un Cese al Fuego unilateral

Lilia Solano, vocera del Frente Amplio.




Colombia: Vocera del Frente Amplio advierte que la ofensiva militar del Ejército pone en peligro el proceso de paz con las FARC que decretó un Cese al Fuego unilateral

Por Dick Emanuelsson, ANNCOL

Entrevista con Lilia Solano, vocera del Frente Amplio, Colombia, acerca la ofensiva militar del Ejército colombiano contra el Cese al Fuego Unilateral decretado por las FARC.


TEGUCIGALPA / BOGOTA / Hace unas horas la Delegación de las FARC-EP publicó un comunicado en donde lanzó un “S.O.S.” sobre el peligro que se levante el Cese al Fuego unilateral que fue decretado por la guerrilla el 20 de diciembre, 2014.

Dice el comunicado insurgente, que “en todo el territorio nacional se intensifica la ofensiva militar”. .  . y agrega que “alertamos a nuestras fuerzas guerrilleras en todo el país sobre la grave situación, lanzamos un SOS al movimiento social y popular de Colombia, Al Frente Amplio por la Paz, a los pueblos y países amigos, para que defiendan este proceso y exijan el cese de la provocación de sectores guerreristas, que buscan con mezquindad, marchitar la esperanza de paz”.

ANNCOL habló con Lilia Solano, vocera del Frente Amplio por la Paz para saber la posición de éste frente que ha vigilado el Cese al Fuego durante el primer mes.

– Hemos recibido informes de todas las regiones con la preocupación, no solo esos hostigamientos militares y de bombardeos, sino también a los movimientos sociales hay un enorme persecución a todos aquellos que están trabajando por el proceso de paz. En todo el país se distribuye panfletos de las ´Aquilas Negras´, dice Lilia Slano por telefono de Bogotá.

Relata que el Frente Amplio hizo una veeduría durante el primer mes del Cese al Fuego decretado por las FARC entre el 20 de diciembre al 20 de enero.

– Hicimos un llamado al gobierno nacional y nos reunimos con la Iglesia Católica, con Unasur, con la Cruz Roja Internacional y diferentes ministros, diciendoles la gravedad de la situación siempre de que haya ese escalamiento. En el caso que las Fuerzas Armadas insisten en aprovechar este cese con los hostigamientos, pues ponen en peligro, no solo el Cese al Fuego, sino la Mesa del Diálogo y todo el trabajo que se ha hecho por la paz, dice Lilia Solano.

Escucha toda la entrevista (20 min.).

torsdag 15 januari 2015

Pastor Alape (FARC): “Esto tiene que terminar en una Asamblea Constituyente”

Pastor Alapa, miembro del Secretariado del Estado Mayor Central.




Pastor Alape (FARC): “Esto tiene que terminar en una Asamblea Constituyente”

 

Por Dick Emanuelsson, cámara: Patricia González

 

Entrevista con Pastor Alape, integrante del Secretariado del Estado Mayor de las FARC-EP y miembro de la Delegación de Paz de la guerrilla en La Habana. Es también uno de los integrantes de las FARC en el Comando Guerrillero de Normalización, llamado la Subcomisión Técnica. Es el organismo que organizará un eventual Cese al Fuego bilateral junto con los generales designados por presidente Juan Manuel Santos.

http://youtu.be/U1jcdUsMjk0


http://vimeo.com/116135983

LA HABANA / 2014-11-27 / Pastor Alape es uno de los comandantes del Secretariado quizás menos conocidos. Tuve la oportunidad de “topar” con él de casualidad en el 2001 durante un reportaje en el Valle del Río Cimitarra (ver artículo abajo). Me impresionó con la claridad que habló sobre temas espinosos como lo del narcotráfico, el cultivo de las hojas de coca y la lucha para de una vez conseguir la paz y no la guerra.

La relación de Pastor Alape con ´Betty la Fea´

 

Lo primero que me dice cuando me ve es:

¿¡”Así que Usted dice que yo estoy perdido en “Betty la Fea”!?

Betty y Pastor.

Resulta que participé en el programa “Hora 20” en Caracol Radio durante el 2005, programa dirigido entonces por el colega Néstor Morales. Las noches de los viernes era de los corresponsales internacionales acreditados en Bogotá que comentábamos la noticia del día o de la semana. Y una de esas noches me preguntaba Néstor Morales si yo veía las telenovelas colombianas y dije que no, que no me gustan en absoluto, que son para embrutecer sobre todo a las mujeres. Pero admití que algunas veces había visto sí, a Betty la Fea. Y agregué: “Pues, hasta el comandante Pastor Alape y su anillo de seguridad ven Betty la Fea”. Y los rostros de Néstor y los demás mostraron sorpresa.


El comandante Alape no se había olvidado ese suceso, pese a que habían pasado 14 años desde esa noche en Caracol Radio, y ahora en la Habana, y me quería pasar una factura bien salada.

– ¿Usted recibe algún tipo de dividendo o recursito de RCN o Caracol? me responde cuando le digo, en medio de la entrevista, que en el mundo de los medios de comunicación serios existe el derecho a réplica y que lo haga ahora en directo. Se ríe pero se pone en serio.

El ´relajo´ después el combate

 

– Recuerde que después de la entrevista que Usted me hizo se oscurece y los muchachos salimos de una situación de los combates con los paramilitares. Los muchachos pidieron sí podían ver televisión “¡Prenda a ese aparatito y miren!”

Trincheras en las fortificaciones paramilitares, tomadas por los guerrilleros de las FARC y ELN.

Y Pastor Alape prendió su laptop. Colocó una lona blanca contra la pared de una casa en la montaña y ¡PANG!, ya estaba Betty la Fea en persona propia en la pared. Eran unos momentos que parecerían bastante surrealistas pero fueron totalmente reales.

– Porque ¿cómo sacar a la gente después de semejante mundo de presión psicológica. . . y qué teníamos ahí? Pues la televisión y Betta la Fea. Usted me dijo; ¿¡”Ellos ven eso”!? No tiene nada que ver, dice el comandante guerrillero que ahora si toma fuerza para rematarme de una vez y para siempre:

– ¡¡¡Pero que Usted decía que yo era un telenovelero!!! Tampoco es malo. Si hay espacio, hay que ver cosas, dice y ya está el derecho a réplica consumado.

2,5 millones de dólares por su cabeza

 

Para el Departamento de Estado de los Estados Unidos Pastor Alape es uno de los más buscados y ofrece una recompensa de hasta 2.5 millones de dólares por información que conduzca al arresto y/o la condena, se puede leer en Wikipedia. El gobierno de Estados Unidos lo acusa de ser el supervisor de todo el suministro de cocaína en el Magdalena Medio, de participar en la implantación de la política de drogas de las FARC para controlar la producción, procesamiento y distribución de cientos de toneladas de cocaína destinadas a Estados Unidos y a otras partes del mundo.

Campesinos que van con barril y botes para su laboratorio.
Cuando le pregunté en el 2001 sobre ese tema, dándole mis impresiones sobre la región, donde a los campesinos no les pagan por la yuca, el arroz o cualquier producto agrícola y por ende son obligados a aceptar las ofertas de los narcos de cultivar la hoja de coca en sus tierras, me contestó, esa noche cuando estábamos sentados ahí arriba en la montaña, con la Ciénaga de San Lorenzo abajo y la iluminada refinería de Barrancabermeja al otro lado de Río Magdalena, que la política de las FARC acerca de los cultivos ilícitos en esa región era; cultivar una hectárea de pancoger (yuca, arroz, etc.), para la supervivencia y permitir cultivar a los campesinos hoja de coca en otra hectárea.

– Comenzamos a arrancar las matas de la hoja de coca. El campesinado se nos lanzó encima cuando decíamos que es malo cultivar hoja de coca porque la mafia hace cocaína de la pasta que el campesino produce en su “laboratorio”. Por eso llegamos al acuerdo con los campesinos de cultivar una hectárea de pancoger y otra de hoja de coca.

Decía en 2001.

Entregó el General Alzate a su mujer y las FF.MM.

 

Es el 5º integrante del Secretariado del Estado Mayor Central que ha llegado para incorporarse con el resto de la Delegación de Paz en La Habana. Lo entrevisté en momentos en que se estaba preparando para ir a Colombia, nuevamente, para entregar en nombre de las FARC al general Alzate, es decir a final del mes de noviembre.

“Estamos haciendo todos los esfuerzos posibles”, decía y mencionó las dificultades debido a los operativos constantes de las Fuerzas Militares que desde los ríos, las trochas y sobre todo desde el aire, buscaban como locos, humillados, al general Rubén Darío Alzate.

Es un oficial del más alto rango que ha sido capturado en la guerra, en Colombia. Sus captores, el Frente 34 de las FARC en el departamento del Chocó, lo detuvo solo a media hora de la capital departamental pero fue devuelto sano y salvo dos semanas después.

Y como ironía de la vida, o mejor dicho, la falta de lógica y consecuencia, el presidente Santos y los generales que sostienen la política de “Negociar en medio de la Guerra”, suspendieron el diálogo de Paz en La Habana con el motivo de la retención de su general. Todo el mundo quedó consciente del doble lenguaje del gobierno. Con la entrega del general, la situación en La Habana se “normalizó”, pero las FF.MM. siguen realizando bombardeos y operativos contra las concentraciones guerrilleras en todo el territorio nacional.

Alape y Alzate como testimonio que podría ser parte de la reconciliación colombiana.


El papel de Noruega y Cuba

 

¿Cuál ha sido el papel de los países garantes como Noruega y Cuba en las entregas de prisioneros de guerra en el departamento de Arauca?

– Diría que ha sido una acción determinante, la gestión que hicieron los países garantes.

¿Es muy diferente que cuando Uribe ni siquiera quería tener a Chávez o representantes de otros países en las entregas de prisioneros en manos de las FARC?

– Yo quisiera que dejáramos al señor Uribe en ese pasado de terror que fue su mandato. Hablemos hoy de las esperanzas que tiene el país, de la nueva posibilidad realmente de que se firme un acuerdo serio que abra los caminos para la paz en Colombia.

Pastor Alape, vuelve a dar su respaldo a los aportes y las tareas de los países garantes. Dice que pueden desenredar problemas que surgen en las conversaciones entre la delegación del gobierno y la de la guerrilla para que el proceso funcione. Para eso están, subraya Alape.

Dice que “hay muchos enemigos de la Paz”, cuando le pregunto sobre las constantes filtraciones de información militar como coordenadas al señor Uribe, sostiene que “hay sectores que siempre se han beneficiado de la guerra del conflicto, expropiación de tierras, mejorar las utilidades en sus negocios en el marco de la guerra”.

– Esos sectores son los que están manifestando hoy con mucha rabia y se han vuelto unos fenómenos de sabotaje al proceso. Pero lo que se viene mirando en el país, esos sectores cada día han sido y se van relegando, o replegando la misma fuerza que va asumiendo el deseo, la movilización y las iniciativas que se expresan a diario para que la paz sea posible en Colombia.


¿Dónde está la filtración a Uribe&Co?


¿La Tarea del General? “Aniquilar a las fuerzas guerrilleras”

 

Sobre el carácter “social” y “pacifista” del general Alzate, Pastor Alape indica que los guerrilleros son combatientes y entienden que en esta vida uno se muere más tarde o temprano. Él, dos veces sintió la muerte en la nuca por las detonaciones de las bombas de 500 libras (227 kilogramos) que fueron lanzadas desde los aviones de guerra. Y fue el mismo general Alzate, cumpliendo órdenes del Ministro de Defensa y del mismo presidente Santos, dio la orden de bombardear al campamento de Pastor Alape.

– Nosotros, desde que asumimos la condición de rebeldes y de insurgentes, es para nosotros claro eso (de morir). El General no fue nombrado para desarrollar actividades dirigidas a mejorar las condiciones económicas, sociales de la región. El General por mandato de la presidencia fue nombrado comandante de la Fuerza Titanic. Es una unidad concretamente con misiones con planes contrainsurgentes. El General no iba allá a hacer escuelas, mejorar las condiciones del afro, ni de las condiciones indígenas. Él iba con su Plan y tarea como comandante de esa fuerza a combatir y aniquilar a las fuerzas guerrilleras en la región. El establecimiento quiere ponerle otra cara al general. Pero ¡eso no le cree nadie! Eso es parte de esas estrategias que fracasan. Porque no tiene fundamento de la realidad.

El Comando Guerrillero de Normalización

 

El comandante Alape es integrante de la Subcomisión Técnica, constituida por la guerrilla para facilitar el entendimiento cuando el proceso entrará en las tareas de organizar los detalles de cómo se va a efectuar un cese al fuego bilateral y un desescalamiento de la guerra en donde los fusiles, a final, se silenciarán en ambos lados.

– Nosotros la llamamos el Comando de Normalización. Los esfuerzos se van encaminando para un cese al fuego y un armisticio. Son iniciativas que se entregan a la Mesa (de negociación) para que las analice, las valúe y las discuta. Pero es la Mesa la que define en concreto la tarea o la decisión del momento en que entremos a funcionar u operar el Cese al Fuego. Hoy tiene mucho más relevancia porque el país está planteando con mucha fuerza la necesidad del cese al fuego bilateral. Esta situación del general y los militares (capturados en combate por la guerrilla) ha puesto al país a reflexionar seriamente que esa metodología (la del gobierno) no ayuda a la paz. Porque hay que parar la victimización de la población.

¿Esa Subcomisión también tiene facultad de entrar en discusiones con los generales?

– El gobierno incluyó en su comisión unos militares que saben hacer eso, saben de la guerra, conocen el terreno, la inteligencia, es decir; eso es de lo que pueden hablar con propiedad. Es así que vamos a parar esta guerra.

La narcoactividad ¿de parte de quien?


Volvemos a hablar sobre el tema del narcotráfico, que es uno de los puntos de la agenda. Para la guerrilla este punto es sencillo pese a que la clase política, los medios de comunicación, tanto en Colombia como en el exterior siempre igualan el narcotráfico con las FARC. Le digo a Pastor Alape que a mi me impresionó cómo los campesinos, en el sur de Bolívar, se dedicaban a sembrar la hoja de coca. Después mezclaron las hojas con gasolina, cemento u otros ingredientes en su “laboratorio campesino” que se veía como una licuadora gigante. Y ahora, ¿que pasará en este punto de la agenda?

– La experiencia nuestra ha sido muy complicada. Porque inicialmente cuando aparece el fenómeno y la respuesta que da la insurgencia es poner barreras para que no se produjera esa situación, llegamos hasta a ejercer prácticamente actividades de policía. Arrancamos los cultivos de la gente. Por supuesto, ante una realidad social el único producto que dejaba a la gente un agregado, será ese. Hubo que replantearnos esa situación.

– ¿Cómo hacer para que ese tipo de agricultura, digamos no tradicional, no entrara a impactar a la cultura campesina, normal, pancoger, de su propio abastecimiento en dirección a que la gente tuviera, de alguna manera, elementos de soberanía alimentaria? En discusión con las comunidades llegaron al acuerdo de que por cada hectárea de coca la gente, además, sembrara una hectárea paralela de agricultura, o sea, el cultivo de supervivencia en esas condiciones de abandono que hay en el campo colombiano.

Campesino en Puerto Matilde.


¿Cómo resolver el narcotráfico políticamente?

 

– Nosotros ahora planteamos en la Mesa, en los Acuerdos que se han llegado con el gobierno en el punto sobre cultivos de uso ilícito, ahí hemos planteado una serie de propuestas para el país en dirección a ¿cómo resolver ese problema desde el punto de vista político? Porque esta claro que la política estratégica de tratamiento militar de ese fenómeno en el mundo, ha fracasado. Estados Unidos fracasó al darle a ese fenómeno un tratamiento exclusivamente militar.

– Porque requiere un tratamiento exclusivamente político para poder resolver el problema y dejar, que las mafias, tanto productoras de insumos y de todos los catalizadores que se requiere para eso, todos los químicos y las armas con que se combate y con que se fumiga a esos cultivos, pues dejen de alcanzar ganancias exorbitantes como son las que se desprenden en la ilegalidad de los mafiosos, tanto en la ilegalidad de los industriales que se benefician del fenómeno, tanto la ilegalidad de los banqueros que se benefician y de los políticos. El tratamiento es exclusivamente político.

La guerrilla y la explotación minera

 

Pastor Alape es, aparte integrante del máximo órgano de la guerrilla de las FARC, el Secretariado, también comandante del Bloque Iván Ríos y Martin Caballero. El área de operación es, como hemos mencionado, gran parte del Chocó, Antioquia, Magdalena Medio, Santander y Sucre. En el departamento de Antioquia en los municipios de Segovia, Remedios, Bagre u otros hay explotación minera. En el Chocó, hermoso y rico en recursos naturales, existe también explotación de minas de oro en donde los mineros artesanales han cavado en décadas. Pero ahora son perseguidos por las FF.MM.

A pesar que la mitad de la exportación colombiana de oro vienen del Chocó, en total 56 toneladas anualmente, el pueblo chocoano, negritudes e indígenas en su mayoría, viven en miseria y pobreza extrema. Santos, por su lado con su “Locomotora Minera”, ha entregado solo en Chocó, 258 concesiones a las mineras colombianas y a las transnacionales. Así se explica la represión contra los mineros artesanales.



¿Y cómo será Chocó en paz?

 

¿Qué podría ser de Chocó en una Colombia en paz? preguntamos a Pastor Alape.

– Implicaría dos fenómenos. Primero un acuerdo de paz necesariamente tiene que generar un cambio en el modelo económico. Chocó ha sido una región en la que siempre ha estado la dinámica económica de extracción, tanto de oro, platino, madera y la pobreza cada día es más aguda.

– Ahora, con la ofensiva del gobierno y del Estado al favorecer exclusivamente los intereses de las corporaciones financieras y mineras extractivas en el mundo, lo que ha abierto en el país es una situación política y social muy aguda. Porque ahora está persiguiendo a toda la gente que tradicionalmente ha vivido y sobrevivido de la explotación minera a mínima escala de manera tradicional.

¿La guerrilla se financia con la minería?

 

Hay sectores políticos y militares que acusan a las FARC y al ELN de lucrarse de la minería artesanal, le comento.

– Se nos acusa de financiarnos con la minería, con el transporte y hasta el contrabando, unas sandeces que no es verdad. Inventan cifras que no las conocemos. Nosotros hemos dicho una y mil veces que nuestros recursos son donaciones de la gente y además de gravar unos impuestos a ciertos espacios de la producción en el país.

– Nosotros hemos planteado que la minería en gran escala es una práctica mortal. Lo ilegal es lo que está haciendo el establecimiento, el gobierno, abriendo concesiones en páramos, en parques naturales que generan un impacto ecológico y medio ambiental demasiado grave, mortal para la supervivencia del país y del planeta. 



El reporte de InSight Crime, financiada por EE.UU.

 

El Bloque Iván Ríos ha sido señalado por la inteligencia militar y transmitido sin ningún cuestionamiento por parte de los medios de comunicación oficialistas, como “familiar y colaborador al Clan Úsuga”, un grupo narcoparamilitar. Pero como tantas veces se apresuraron con los apellidos.

Una ONG estadounidense, con aportes financiados por el Departamento de Estado de 100.000 dólares para hacer una “consultoría” sobre Colombia, fue citada por todos los medios de comunicación en el 2013 cuando publicó su informe sobre las FARC justo cuando el proceso de paz entró en una fase interesante en La Habana.

En ese documento, InSight Crime subrayó, que de firmar la paz con las FARC, esta organización se fragmentaría en diferentes grupos criminales. Investigué qué era InSight Crime y basado en documentos públicos, principalmente de Estados Unidos, pude encontrar los datos que demostraban que esa “ONG” era un organismo con excelentes relaciones con el Departamento de Estado y que financia al grupo.


La financiación del Departamento de Estado.


Y los medios colombianos citando el “reporte” de los gringos.


Miami Herald y el Ejército Británico

 

Jeremy McDermott, uno de los dos “reporteros e investigadores” del informe, ha sido jefe de redacción de Miami Herald, medio ciegamente anticubano y anticomunista. El otro periodista Steven Dudley, había sido mayor en el Ejército Británico. 


Los dos autores del “reporte”.

Me acordé las palabras del jefe de la Inteligencia del DAS, Carlos Alberto Arzayús, cuando, en el juicio sobre el escándalo de “las Chuzadas” (el espionaje de la policía política secreta colombiana a seis periodistas, entre ellos Dick Emanuelsson), relataba sobre la modalidad y operatividad de sus agentes del DAS-G3:

“Otro ejemplo de los apoyos que se podían brindar era caracterizar a funcionarios como si fueran periodistas. Entonces, van los muchachos (los agentes del DAS, nota DE) con una cámara y con chalecos para hacer operaciones de inteligencia”.

Toda la investigación fue resumida en el artículo “InSight Crime, Otro laboratorio de mentiras” [leer más] http://www.argenpress.info/2013/06/insight-crime-otro-laboratorio-de.html.



Frente 34 de las FARC y el crimen organizado

 

Al Frente 34, el frente que detuvo al general Alzate, InSight Crime lo vincula con el narcotráfico:

“Si el aspecto ideológico de sus actividades fuera eliminado, las unidades de las FARC en el Bloque Iván Ríos podrían convertirse de inmediato en una de las organizaciones criminales más sofisticadas y poderosas en la región” dicen el gringo y el británico y esta frase ha sido citada por 99% de los medios colombianos.

Preguntamos a Pastor Alape sobre las acusaciones de alianzas con los narcoparamilitares en las áreas donde opera su Bloque.

– Nunca una organización revolucionaria va a poder mantener o hacer una alianza con un grupo de derecha. Es más o menos lo mismo decir que las FARC y la Fuerza Titanic (que mandó el general Alzate) andan juntas en Chocó. ¡Somos insurgencia! Las estructuras de terror son conducidas, coordinadas con las Brigadas Militares, porque todo su accionar y actividad es dirigida a proteger, custodiar la industria, los grandes industriales, los grandes terratenientes, grandes empresarios o transportistas que hay en esa región y mantener el negocio de narcotráfico lo que es para lucrar.

Como decía Piedad Córdoba cuando relataba sobre las 258 concesiones de las minerías en el Chocó, ¿es para proteger a los concesionarios?

– ¡Eso es! La Fuerza Titanic es para garantizar que el capital extranjero y colombiano entre a extraer las riquezas que hay esta región del Chocó. Pero presionan también a las comunidades indígenas y las negritudes para entrar ahí para la explotación.

– En el occidente de Antioquia lo que es el municipio de Urrá, Fontino y Vigía del Fuerte, ya están establecidas unas empresas mineras en los territorios indígenas. La estrategia con ese despliegue militar en la región es sacar a la gente, generar nuevos desplazamientos para poder proteger a estas empresas multinacionales.



Anglo Gold Ashanti en Chocó.

La montaña guerrillera a la tranquilidad calurosa habanera

Para Pastor Alape, como a todos los casi 50 guerrilleros que ahora se encuentran en La Habana, el traslado de la montaña o la selva a la tranquilidad seductora en La Habana, representa un cambio bastante brusco.

– De pronto es mucho más agitada (La Habana) de lo que ejercemos cuando estamos allá en el terreno en medio de las fuerzas guerrilleras. Es cierto que aquí sí, hay otras comodidades pero el trabajo es mucho más intenso. Las jornadas de descanso son más reducidas. Y el aspecto de la presión psicológica se siente mucho más acá, porque está uno aquí preparando las temáticas que tienen que abordarse en la Mesa. Sin embargo está el espíritu allá (en Colombia), ¿qué esta ocurriendo, cómo están las cosas? Es decir, esa responsabilidad que cargamos encima no da espacio para decir que ¡”vamos a disfrutar”! Para eso no hay espacio, porque el método y la dinámica es muy agitado, muy exigente.



Guerrilleros rasos y comandantes negociadores

 

Le pregunto a Alape sobre qué comentaban los guerrilleros cuándo él todavía estaba allá, sentado en el campamento con los combatientes, mirando y escuchando los noticieros de Caracol y RCN que muchas veces, cuando entrevistaban o entrevistan a algún personaje anti-paz, decían que “los comandantes del Secretariado lo están pasando rico, chupando ron y haciendo excursiones en el Caribe mar azul mientras el pobre guerrillero esta en la selva, recibiendo las bombas de 500 libras o el ametrallamiento de los Black & Hawks, intentando así poner un piedra entre el guerrillero raso y los negociadores de la insurgencia, en La Habana.

Pastor Alape sacude la cabeza y dice:

– En la fuerza y las bases guerrilleras, en todo el cuerpo de mando está claro que aquí, quienes llegaron a representar a la organización, en la Delegación de Paz, traen una tarea que es exclusiva; explorar con firmeza los caminos para que realmente se pueda construir la paz de Colombia. Allá no hay imposiciones mezquinas de que ellos están bien. Todos saben que la responsabilidad es muy grande. Y además, a cada uno que se le dice;

“Camarada, a Usted le toca salir para La Habana la respuesta es la misma: ¡No, camarada, mándame para otro lado porque eso allá es muy duro! Allá uno no tiene tranquilidad. Allá hay cámaras de televisión, los periodistas ofenden, le ponen micrófonos, le tiran zancadillas para que uno se equivoque. ¡No, no, no, camarada, es una presión! Yo acá estoy bien. Yo no quiero ir para allá”.

Guerrilleros de las FARC en el Sur de Bolivar.

 

 

Próxima parada: El guerrillero a la Plaza Pública

 

Y con la firma de la paz, al guerrillero le toca ponerse en la Plaza Pública para defender y desarrollar un programa político, el sueño de la Nueva Colombia por lo cual dieron la vida miles de guerrilleros colombianos durante medio siglo, mujeres y hombres que una casta política y económica militarista no pudieron, ni siquiera con todo el respaldo militar y político de Estados Unidos, doblegar o derrotar.

– Aquí estamos para generar un país diferente, buscando la posibilidad de avanzar hacía un país diferente, porque es un proceso largo. Claro, se firma la paz y la implementación requiere tiempo.

¿Y la correlación de fuerza en favor del pueblo para que realmente haya un contendido en esa firma?

– Esto tiene que culminar en una Asamblea Nacional Constituyente que sea la que refrende esos acuerdos y quede como un mandato de toda la nación para que la paz realmente sea el sentimiento de todo el país, de todos los colombianos. Y eso da seguridad de que realmente no vuelva Colombia a unos espacios históricos de violencia y de barbaridad como nos ha ocurrido.

--------

ENERO 2001:

Los paramilitares muertos con cédula del Ministerio de Defensa


El reportero sueco Dick Emanuelsson entrevistó en enero de 2001 a Pastor Alape después que la guerrilla había dado de baja a once paramilitares e herido decenas en las tomas de cinco fortificaciones paramilitares. Éste es su relato de esos días sacudidos cuando topó con el comandante Pastor Alape en la montaña del Sur de Bolívar.

Por Dick Emanuelsson

Fue de pura casualidad que los entrevisté en enero del 2001. Los dirigentes de la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra habían organizado una expedición de acompañamiento de varios camiones cargados de alimentación y medicamentos para las familias de la Zona de Reserva Campesina. Éramos unos 15 reporteros de la prensa colombiana e internacional. Entre nosotros había un periodista y fotógrafo de New York Times.


Los camiones son descargados por las familias campesinas de todas las edades.


La idea era acompañar esos camiones como para formar un tipo de “escudo humano periodístico”. Motivos no les faltaban a los dirigentes campesinos. Porque la alianza Ejército-Paramilitares tenía desde hacía varios meses un cerco alrededor de la Zona de Reserva Campesina en el Valle de Cimitarra. El motivo era evitar el ingreso de abastecimiento a la población campesina, acusada por esa santa alianza de ser auxiliadores a la guerrilla.

Retén del Ejército y de los paramilitares

 

Un dirigente campesino es entrevistado por periodista de Caracol.
Pasamos el reten militar en el municipio de Yondó, al lado del Río Magdalena y llegamos después de una hora de viaje al caserío San Francisco. Los reporteros hicimos nuestro trabajo, entrevistando a los campesinos y las familias para saber cuál era el verdadero problema. Porqué el Ejército Nacional en una alianza abierta con el paramilitarismo había asumido la tarea de utilizar el hambre y las enfermedades como arma para doblegar a los campesinos, o que se volvieran sapos al servicio de la inteligencia militar. Ese día los paramilitares habían retirado su retén para evitar publicidad en los medios de comunicación. Ese retén estaba ubicado solo a diez minutos del retén del Ejército.

Mis colegas contentos con una o dos entrevistas, subieron a las camionetas para regresar a Yondó. Cruzar el Río Magdalena y llegar a Barrancabermeja, el combativo centro petrolero, y de ahí volar de vuelta a Bogotá, lejos de militares y paramilitares.


Proyecto de búfalos y combates

 

Yo tenía otros planes. Había acordado con los campesinos hacer un reportaje sobre el proyecto de los búfalos en el caserío Puerto Matilde, al otro día. Es un lindo proyecto avalado y en parte financiado por el Banco Mundial. Me quedé por la noche en un humilde hostal en Puerto Matilde cuando de repente, a las 2 de la madrugada, sentía que la tierra temblaba como fuera un terremoto. Salí, porque escuché voces al lado la casa y pregunté a los campesinos que lo que pasaba, porque se escuchaba el ra-ta- ra-ta- ra-ta-ra-ta de las ametralladoras.

– Es que la guerrilla, una fuerza combinada entre las FARC y ELN está atacando a las fortificaciones que tienen ´los paracos´ ahí arriba en la montaña, me respondió un campesino.

Al otro día paré a un joven guerrillero que pasaba por el pueblo y le dije que se comunicara con su jefe para que me llevara para arriba para a la montaña para hacer un reportaje. “Será difícil, pero voy a intentar”, contestó. Media hora después vino y me dijo;

¡”Alístate, mono (rubio), en 15 minutos nos vamos”!


El reportero sueco en caballo prestado para poder soportar las trochas, las montañas y quebradas. Foto: Guerrillero de las FARC.


“¿Paraco o Guerrillero?”

 

Y así fue. Por el río, por las trochas y la selva caminábamos todo un día hasta llegar, a las 5 de la tarde, al lugar cercano, por los combates. Al otro día iría al campamento paramilitar donde había trincheras por todos lados, dispuestos a repelar cualquier ataque de la guerrilla. Desde el aire, a través de un helicóptero blanco, los paramilitares recibieron suministro. “A veces se encontraba con el helicóptero del Ejército Nacional y se saludaron en el aire”, relató Manuel, un guerrillero de medio mando cuando caminábamos por el campamento donde los paramilitares habían tenido once bajas.


El cilindro de gas de 100 libras se usa como “cañón”. Fueron llevados por mulas al filo de la montaña, cargados de metralla.

Otro guerrillero me contaba cómo se inició el combate:

– Llegamos con las mulas que transportaban los “cañones”, cilindros (de gas) de 100 libras que funcionan como cañones. Adentro colocamos las bombas, cilindros de 40 libras, llenos de metralla, pólvora entre otras cosas.

– Los guerrilleros nos metimos en las trincheras y en una me topé con un paraco que en la oscuridad me preguntaba; “¿Paraco o Guerrillero?”, y le contesté ¡”GUERRILLERO”! y abrí fuego.

Mientras estábamos ahí sentí primero la presión y en menos de un segundo se escuchaba la terrible detención.

– ¡Tranquilos! Decían un guerrillero que venía corriendo para dar su reporte que lo que había pasado.

– Fue una gallina del monte que se enredó en los hilos de las minas sembradas y se voló, decía con una risa. Pues para mí no fue tan chistoso por que sentía que las piernas se temblaban por el susto.



De las Fuerzas Especiales a los paramilitares

 

Lo interesante de ese reportaje era el origen de siete de los once paramilitares abatidos por los guerrilleros de Pastor Alape y el comandante Gallardo, del ELN. Los siete paramilitares habían pertenecido o pertenecían todavía a la Contraguerrilla, es decir, las Fuerzas Especiales del Ejército Nacional, asalariados para combatir la guerrilla. Generalmente hacen cuatro años y pueden prolongar con otros años.

Pero los paramilitares ofrecían el doble sueldo, por lo cual muchos profesionales de las FF.MM. entraban a las AUC para poder sostener a sus familias. Esa es la cruda realidad colombiana. Hay muy pocas fuentes de trabajo, pero la guerra del Estado siempre tiene sus puertas abiertas.

El reportaje fue publicado en el semanario VOZ la semana siguiente. El texto fue ilustrado con las cédulas que confirmaban la alianza Estado-Paramilitarismo. Fue tan contundente que hasta El Tiempo y la emisora Radio Net registró el hecho en el Cerro Paraguas, el lugar donde más de 110 paramilitares lograron huir cruzando la Ciénaga de San Lorenzo que pertenece el municipio de Cantagallo, decenas de ellos gravemente heridos en las trincheras esa noche enero 2001.


Un paramilitar con su brazalete de “AUC”.


Los carnés de identidad decomisados de los paramilitares dados de baja por la guerrilla que confirma que han sido, en su mayoría, ex integrantes de las Fuerzas Especiales del Ejército Nacional.


Sobre esto u otros temas conversé con Pastor Alape y el comandante Gallardo del ELN.

¡”Bájense Hijos de Putas”!

 

Regresé a Puerto Matilde después dos noches en las cercanías donde los paramilitares habían sembrado terror y muerte. Pero por el momento habían sido neutralizados.

En Puerto Matilde hice el reportaje y entrevistas con los campesinos sobre el proyecto de los búfalos que el año pasado fueron premiados internacionalmente.


Unos búfalos del proyecto.


En una lancha crucé el Río Cimitarra para volver, junto con campesinos en una camioneta, hacía el municipio del Yondó y Barrancabermeja. Ya estaba un retén de las FARC a la orilla del río cuando llegó la lancha. Los guerrilleros solo miraban a los rostros de los pasajeros e hicieron señas para que siguiéramos el viaje. Duró aproximadamente una hora, o diez minutos antes de entrar al casco urbano del Yondó.  Ahí estaban los paramilitares.

– ¡”Bájense Hijos de Putas”! gritó un paraco al mismo tiempo que disparó al aire con su AKA. Ahora entendía por qué los campesinos se habían quedado totalmente sin palabras unos diez minutos antes de que llegáramos al retén paramilitar.

El jefe de los paracos recibió los carnés de identidad y los estudiaba en silencio. Yo estaba preocupado por los tres rollos de foto que había tomado durante un reportaje que contenía todo lo que un reportero quiere y necesita. Por fortuna no pasó nada.

La camioneta voló de ahí y cinco minutos más allá llegamos al retén del Ejército Nacional. Tuve que movilizar todos los esfuerzos para aguantar las ganas de preguntar al oficial ¿por qué toleraba la presencia de los paramilitares casi a la vista? Pero me quedé callado para salvar el material de audio y el material gráfico.


Río Cimitarra, una región de un paraíso de lo mejor de la naturaleza colombiana.


La Fiscal convirtió el fotógrafo a guerrillero

 

No me imaginaba yo, que en agosto de 2012, casi doce años después el reportaje, esas fotos serían objeto por la fiscalía colombiana. En el juicio contra Joaquín Pérez, ANNCOL, acusado de ser de la comisión internacional de las FARC, la fiscal, cuando me interrogaba a mí, en calidad de testigo solicitado por la defensa de Pérez, sostuvo que yo era uno de los jóvenes guerrilleros que poseía al lado Pastor Alape.

Unos de los detectives de la fiscal había descargado la foto de la página de la Agencia de Prensa Rural en internet y me acusó de ser un guerrillero de unos 20-22 años. Le decía a la fiscal, que muchas gracias por las flores, pero tengo que decepcionarla por que yo, cuando YO tomaba la foto ahí en la montaña el 2001, tenía ya 49 años. El juez y el defensor de Pérez protestaban y la “prueba reina” fue botada a la papelera.

“La Vida te da sorpresa”, como canta Rubén Blades.

El tercer guerrillero de izquierda sería el reportero sueco (en la enmarcada foto), según la fiscal.